Inicio

Cursos

Contacto

Iniciar sesión

formacion@airesasociacion.org

Exclusión residencial en clave de género

EXCLUSIÓN RESIDENCIAL EN CLAVE DE GÉNERO

Uno de los obstáculos que mantienen oculta la exclusión residencial en las mujeres son los instrumentos que utilizamos a nivel estatal para medirla, tanto los datos que registramos como los análisis que seguimos haciendo de ellos. 

No nos queremos alargar aquí mucho pero es importante señalar algunas cuestiones. 

Para medir la exclusión residencial más severa (las situaciones ETHOS 1 y 2 y algunas situaciones de personas en centros) en España contamos de forma desigual con los recuentos. Se trata de instrumentos locales (los promueva el Ayuntamiento de turno, una entidad, o ambos juntos) de conteo de personas que, en una noche dada, duermen en la calle o en determinados centros para personas que están sin hogar. 

Hoy en día se realizan en las principales ciudades españolas y los resultados suelen ser muy divulgados en prensa y accesibles. Lo que muestran los recuentos son fotos fijas, imperfectas e incompletas, pero datos, al fin y al cabo, de cuántas personas hay en la calle o en centros. 

Las mujeres en los recuentos están infrarrepresentadas. No hay análisis científicos de las razones pero quienes nos acercamos a la realidad de las mujeres que están sin hogar podemos señalar unas cuantas: 

  • La primera y fundamental es que la calle es un lugar hostil y las mujeres aceptan cualquier otra alternativa residencial (por muy en riesgo que les ponga, ya lo veremos más adelante) antes que pernoctar solas en calle. 
  • Cuando las mujeres no tienen más remedio que pasar noche y día en la calle utilizan estrategias de ocultación que no son más que estrategias de protección (buscan lugares de pernocta muy ocultos, pasan la noche deambulando o en lugares públicos -estaciones, salas de espera de hospitales, etc-). 
  • Los centros y servicios para muchas también son lugares inseguros. Aunque en los centros y servicios la proporción de mujeres crece frente a la proporción oficial en calle, ésta sigue siendo minoritaria. 

En el siguiente apartado analizamos a fondo algunos arrojados por los recuentos. 

En el resto de situaciones ETHOS de exclusión residencial la hipótesis es que la proporción de mujeres crece y crece hasta ser prácticamente la mitad de las personas (más de la mitad en algunas situaciones). Por qué decimos la hipótesis, porque no se mide de forma generalizada la exclusión residencial en este país, por lo que no podemos darlos por cierto y demostrado. 

Sólo ha habido un acercamiento para sistematizar datos de TODAS las situaciones ETHOS. Tuvo lugar en el País Vasco (oh sorpresa) y se sistematizó en el ya mítico documento “La exclusión residencial grave en la CAPV desde una perspectiva de género” de EMAKUNDE que tenéis en documentos complementarios al tema.

Veamos qué pasa cuando se sistematizan todas las situaciones ETHOS,  

Fuente: EMAKUNDE

Fuente: EMAKUNDE

EJERCICIO DE ANÁLISIS

Analiza cada situación ETHOS de la tabla de datos de EMAKUNDE. Mira la proporción de hombres y mujeres en cada situación ETHOS (Sin techo, sin vivienda, vivienda insegura, vivienda inadecuada). 

Mira la proporción en cada categoría (De la ETHOS 1 a la ETHOS 13). 

¿Te sorprenden los resultados? ¿Después de analizar la ETHOS desagregada por sexo coincides en que el sinhogarismo y la exclusión residencial son un problema mayoritariamente de hombres? ¿Qué conclusiones extraes? Siéntete libre de compartir tu reflexión y conclusiones con tus compañeros en el foro de consultas y debates, nos enriquecerá a todas.